Origen de las frutas en las tragamonedas

Uno de los símbolos más comunes en las máquinas tragamonedas de los casinos son las cerezas. En un principio, sin embargo, los símbolos eran los diamantes, espadas, corazones, herraduras y la Campana de la Libertad. Además de las cerezas otras frutas como los limones, sandías y uvas también pueden observarse generalmente en las tragamonedas. Aunque hoy en día son comunes las máquinas con temáticas específicas, las frutas en las tragamonedas son símbolos clásicos pero ¿de dónde surgió la idea de colocar frutas en estas máquinas?

En sus principios las máquinas tragamonedas, al igual que cualquier otro tipo de juegos de azar, se vieron afectadas por las prohibiciones y leyes estrictas que comenzaron a imponerse en las primeras décadas de los años 1900s, por lo que una de las ingeniosas salidas para continuar su funcionamiento a pesar de la leyes fue el incorporar como premios jugos, frutas, goma de mascar de frutas, cigarrillos, entre otros. Los símbolos como cerezas, sandías, limones, así como el símbolo BAR, que se basa en el logo de la compañía de goma de mascar Bell-Fruit Company que aparecía en sus envoltorios, y representaban el sabor de la goma de mascar que sería el premio. Sin embargo, a pesar del eventual olvido de estas leyes, los símbolos frutales probaron ser populares y permanecieron en las máquinas, aunque proporcionaran únicamente premios en efectivo.

El uso de las frutas como parte de las tragamonedas está tan arraigado a ellas, que en inglés existen los términos “slot machine”, que tiene un uso extenso, y “fruit machine” o “maquina frutal”, que se usa mayormente en el Reino Unido para referir a estas mismas máquinas. Además de ello, hoy en día existe un gran número de versiones frutales de las tragamonedas, especialmente en su contraparte digital, donde resulta muy sencillo personalizar cada máquina al colocar animaciones relacionadas cuando los jugadores obtienen algún premio.