Las máquinas tragamonedas: una visión general

Las máquinas tragamonedas han sido sumamente populares desde que fueron inventadas, y aunque han ido evolucionando para adaptarse a algunos cambios, algunos de los símbolos que utilizan han permanecido. En las primeras máquinas, los símbolos de póker eran los utilizados en los carretes, pero éstos fueron cambiando con el tiempo.

Generalmente se les clasifica en dos tipos: Primero, las máquinas de azar, en la que la posibilidad de obtener un premio depende totalmente de la “suerte”, es decir, son aleatorias. El segundo tipo son las máquinas programadas, que cuentan con un programa interno que está diseñado para proporcionar los premios dependiendo de cierto número de jugadas y dinero utilizado. Algunas personas distinguen también un tercer tipo, las recreativas, o aquellas que no proporcionan ningún tipo de premio.

Este tipo de máquinas tienen diferentes modos de juego, sencillo, doble, triple, entre otros, dependiendo de la máquina y, por supuesto, cuanto más se apuesta, más posibilidades hay de recibir algún premio.

Hoy en día, con el invento de los casinos digitales, las máquinas realmente no “tragan monedas”, aunque su nombre permanece, a veces son llamadas simplemente con su nombre en inglés, ‘slot machines’ o simplemente ‘slots.’ En estos casos, las máquinas utilizan créditos que los usuarios agregan por medio de sus tarjetas de crédito y, de la misma manera, las máquinas no devuelven premios de manera física, sino que agregan créditos virtuales.

Una de las ventajas de las máquinas tragamonedas digitales es que es más fácil para el jugador seleccionar la máquina que prefiera, sin tener que trasladarse físicamente a ningún sitio, lo que también es beneficioso para los casinos, pues la popularidad de estas máquinas puede depender enormemente de las preferencias personales de cada jugador, de la ubicación, y de esta manera tienen un potencial de jugadores a nivel mundial, reduciendo el riesgo de productividad delimitado por su ubicación.

Reply