Comercio agrícola ilegal: la problemática entre Perú y Bolivia

Las tierras del Perú son de los suelos agrícolas más fértiles de todo el mundo. La diversidad de frutas y hortalizas que se cosechan en el país es impresionante y, por esa razón, la agricultura forma uno de los pilares más importantes de la economía peruana. Aunque muchas frutas comunes de América como la piña, la manzana, la papaya y el plátano se cosechan en Perú, este país también cuenta con algunas frutas más exclusivas como la lúcuma, la chirimoya y el camu camu.

A pesar de tener tanta variedad en productos naturales y estar al alcance de los peruanos, diversos estudios han demostrado que solo el 9% de los habitantes del Perú tienen un consumo de frutas y verduras adecuado; debido a eso, muchos peruanos sufren de deficiencias de vitaminas y minerales.

Aunque los oriundos del Perú no prestan la atención que deberían a la ingesta de productos agrícolas, otros países sí, y de allí se ha derivado un contrabando enorme de frutas y verduras peruanas en la frontera del Perú con Bolivia.

Esto no solo se trata de una fuga importante de dinero y una disminución de la producción nacional boliviana, sino también significa la generación de una potencial amenaza a la salud, pues la exportación se hace de forma ilegal y sin ningún tipo de control de sanidad.

Este comercio ilícito ha hecho que ambos países hayan decidido tomar cartas en el asunto. El Ministerio de Defensa del Perú planea hacer lo mismo que Bolivia hizo hace algún tiempo en la frontera con Chile, delegar una fuerza de tarea que se encargue de controlar la zona fronteriza y evitar que este tipo de negocios suceda. Por su parte, Bolivia ha decidido prestar apoyo a través del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras.

El esfuerzo mancomunado espera lograr una mejoría en esta problemática y también ser un beneficio para el sector agrícola de ambas naciones.

Reply